¿Por qué hay que estirarse?

Estamos en una sociedad en la que está mal visto bostezar en público, así que por educación nos reprimimos y con ello coartamos a nuestro cuerpo de la libertad de expresar el estiramiento de los músculos más básico y natural que existe.

Tenemos que estirarnos todos los días.
Hay que estirarse a cualquier hora del día y particularmente por la mañana.
Nos levantamos de la cama después de una noche en la que nuestros músculos no han tenido actividad y en la que probablemente hayamos sometido al cuerpo a mantener ciertas posturas forzadas.
Un simple bostezo con un par de respiraciones profundas, incluso antes de salir de la cama, nos ayudará a afrontar el día de otra manera.

Estiraremos los brazos por encima de la cabezacon las manos entrelazadas alejándolas todo lo posible de los pies, dejando de este modo que se alargue la columna, los brazos y las piernas.
A partir de éste momento nuestro sistema linfáticoempieza a funcionar, quedará activado para comenzar a eliminar toxinas acumuladas en nosotros y empezaremos a limpiarnos por dentro.

Por otro lado hay estudios que demuestran que los estiramientos diarios fortalecen la conexión entre el músculo y el hueso, con lo cual fortalecemos los tendones protegiendo así al cuerpo de posibleslesiones en las articulaciones.
Cómo empezar el día con 5’ de estiramientos básicos que te harán sentir mejor.

Como hemos citado anteriormente alejar las manos entrelazadas por encima de la cabeza todo lo posible de los pies. Si hacemos esto de pie podemos también tirar de una muñeca hacia el cielo pensando en elongar todo ese costado. Repetir lo mismo con la otra muñeca.

Poner las manos en las caderas y girar todo lo posible hacia la derecha (sin llegar a hacernos daño) y mantener unos 5 segundos, repetir lo mismo hacia el otro lado. Podemos hacer esto 3 veces hacia cada lado.
Entrelazar las manos por detrás de la espalda a la altura de las caderas e intentar despejarlas del trasero elevándolas hacia el cielo, buscando el estiramiento de los hombros por delante. Repetir 3 veces.

Por último, intentar bajar a tocar el suelo con las manos, hacia las puntas de los pies, manteniendo las piernas estiradas. Repetir 3 veces.

¡A estirar!

Ana Aguilar; monitora qombo fitness