Para cualquier actividad es importante tener una buena disposición, uno puede estar desganado, cansado y deprimido pero hay que intentar abstraerse y desconectar cuando se empieza algo nuevo. Ese algo nuevo puede ser una clase de Pilates en Qombo, y también ahí, hay que tener una buena disposición.

En la práctica no es fácil hacerlo, llegas con mil problemas en la cabeza (trabajo, familia, amigos) y esos problemas te cambian el humor, te quitan las ganas y hasta te hacen pensar “hoy no voy” pero cambia ahí, por un momento respira, olvídalo todo, date una hora para ti y solo piensa que te lo vienes a pasar bien.

Esa desconexión es la clave porque te sientes más liberado, eres capaz de hacer ejercicios que en casa no haces, conoces a gente (y encima muchos son majos, jajaja) y sobre todo ganas vitalidad, esa vitalidad que te permite tener mejores posturas en tu vida diaria, que te mejora la respiración, aprendes a relajarte e incluso afrontas los problemas de otra manera.

No te pido que hagas una postura excelente, no te pido una gran flexibilidad, no te pido tener más fuerza o ser una máquina en la plancha, tampoco quiero exigirte un diez pudiendo progresar poco a poco, no buscamos nada de eso. Solo ven a desconectar, ríete, pasa un buen rato haciendo un ejercicio saludable y mejoraras en todo.

Con actitud no hay imposibles, solo qomsibles

Monitor: Raúl Sierra